¿Por qué escoger material foam para proteger tus productos?

foam2

Toda empresa desea que el producto enviado llegue a las manos del consumidor en perfectas condiciones. Existen materiales como el foam para embalaje muy recomendados ya que protegen la mercancía durante todo el trayecto de traslado. Hoy queremos hablarte del material foam, ideal para asegurar productos frágiles, pesados o perecederos.

Qué se conoce como material foam

El material foam es una espuma consistente y de célula cerrada constituido por poliuretano o polietileno y fabricado mediante un proceso de espumado, a través del cual se ejerce presión con gas sobre estos compuestos. Es decir, su estructura se compone de burbujas diminutas resistentes al agua y con gran elasticidad. También es resistente a productos derivados del petróleo.

Aunque durante años fue desconocida por la industria del embalaje o no utilizada en reemplazo de otros tipos de materiales, hoy se constituye como un embalaje de protección sumamente eficaz para el resguardo de la mercancía durante su envío debido a que amortigua golpes y es un producto ligero y adaptable a cada producto, capaz de ser fabricado en diferentes densidades, formas y grosores.

Gracias a sus múltiples aplicaciones y propiedades el foam para envíos es uno de los productos más versátiles. Puede ser fabricado en bobinas con diferentes grosores (1 a 10 mm) cuyo formato suele emplearse habitualmente para la protección de superficies delicadas, como separadores o bolsas para asegurar productos rodeandolos.

También se presenta en otros formatos como planchas cuyo material es acolchonado y rígido, ideal para relleno, acolchado interior o separador de mercancía. Otra presentación es el perfil de espuma, es flexible, resiste a la humedad y a variaciones de temperatura y es ecológico. Suele fabricarse en forma de L, U y O para adaptarse a los productos y protegerlos.

También se destaca el taco adhesivo de espuma, que fija productos  e impide la fricción entre productos.

Beneficios del material foam para embalar tus productos

Las características y ventajas de utilizar el material foam para embalaje son múltiples. A continuación repasamos las más destacadas:

Resistencia

Se trata de un material compuesto muy resistente a agentes externos como la temperatura y humedad, manteniendo en perfecto estado aquellos productos que pueden vulnerarse frente a condiciones particulares del exterior. Además resiste a la oxidación y envejecimiento.

Lectura recomendada: Cartón ondulado: características y beneficios para tus productos

Protección

Sus características físicas lo convierten en un embalaje de protección muy resistente a golpes y amortiguaciones habituales durante el proceso de traslado, protegiendo eficazmente a la mercancía que resguarda. Además, es perfecto para el relleno de espacios, fisuras o grietas.

Aislante

Así como resistente a las altas temperaturas, al agua, el frío y la humedad, cumple funciones excelentes como aislante térmico y sonoro.

Versátil

El foam ofrece una gran cantidad de posibilidades de adaptación al producto que se desea enviar, ajustándose a formas, tipos de espuma, características físicas, colores. Es decir, es un excelente material para personalizar los envíos, adaptándose a cualquier tipo de elemento, desde la construcción hasta juguetes para niños.

Ligero

Gracias al aire que posee en su interior, el foam se convierte en un material sumamente ligero y fácil de transportar o empacar ya que su volumen se compone en gran medida de aire.

Características de los materiales foam: ¿cuál escoger? 

Existen infinitas maneras de proteger una mercancía dentro de un empaque y quizás la más reconocida en el mundo del embalaje sea el plástico de burbujas o papel burbuja. Pero, ¿Sabías que la espuma foam proporciona la misma seguridad

Ahora también puedes elegir este embalaje de protección. Pero antes veamos las características y funcionalidades de estos dos formatos.

Plástico de burbujas

Es el elemento de seguridad más usado en el embalaje de mercancías ya que es ligero, posee un bajo coste y ofrece protección excelente frente a posibles golpes gracias a las burbujas de aire que se encuentran atrapadas en las capas de polietileno. Éstas pueden ser fabricadas en diferentes tamaños para cumplir una protección específica.

Es posible encontrarlo en diversos formatos, aunque el más habitual es en rollos ya que permite cortarse en el momento y en la medida necesaria. También el mercado ofrece la opción de precortado para la seguridad de productos con tamaños similares. 

El plástico de burbujas es muy utilizado para proteger mercancía frágil como la electrónica y la vajilla.

Quizá te interesa: Usos del plástico de burbujas y su importancia en el packaging

Espuma foam

Aunque es menos conocida que el papel burbuja, ofrece una gran protección a los productos ya que es ligera y se adapta al embalaje. Además, sus diminutas burbujas almacenadas en el interior se comportan como un excelente amortiguador de golpes.

Además sus características lo convierten en un aislante térmico y de electricidad estática. Tiene menos posibilidades de provocar electricidad estática que el papel de burbujas, lo cual lo convierte en material ideal para elementos electrónicos.

De la misma manera que el plástico de burbuja, puede fabricarse en diversos formatos, adaptándose al producto y, de esta manera, cumpliendo un papel de personalización muy rentable para una empresa.

Ahora bien, ¿Cuál es el material de protección adecuado para el embalaje de tus productos? Ambas son buenas opciones pero poseen características especiales que te permitirán elegir entre una y otra.

El papel burbuja es un gran protector que gracias al aire amortigua y protege a cualquier tipo de producto independientemente de su volumen, tamaño o fragilidad. Sin embargo, puede dejar marcas en determinadas superficies que tengan tratamientos especiales como brillo o pulido.

El material foam es delgado, ligero y más práctico que el plástico de burbujas y además es ideal para cualquier tipo de producto ya que protege, aísla y no ejerce fricción sobre los materiales evitando marcas indeseadas.

Soluciones de embalaje de protección en Let’s Pack

En Lets Pack tenemos todos los embalajes de protección que tus productos necesitan. Gracias a la calidad en la fabricación y el uso de excelentes materiales durante el proceso, nuestros productos de embalaje aseguran que tus envíos lleguen en perfecto estado a su destino. 

Para ahorrar costes, fidelizar a los clientes y ofrecer un servicio que aumente la reputación de marca, un buen sistema de embalaje y packaging son fundamentales. Con nuestros empaques podrás garantizar que tus mercancías lleguen en óptimas condiciones, reduciendo el gasto económico por no conformidades relacionadas con el deterioro en el transporte y ofreciendo una correcta imagen de tu marca y tus productos.

También te puede interesar: Embalaje de protección: Conoce los materiales adecuados para proteger tus envíos

Contamos con una amplia gama de productos de embalaje de protección como el material foam. Si lo que necesitas es amortiguar los impactos y las vibraciones durante una expedición, envolver tus productos frágiles con un material ecológico, inmovilizar tu producto con material de relleno o reforzar las áreas de tu embalaje que están más expuestas a recibir golpes en el transporte, cuenta con Let’s Pack.

¡Contacta con nosotros y comienza a optimizar tu embalaje!