Tipos de relleno para embalaje: ¿cuál escoger?

relleno-embalaje

El embalaje de protección es un factor clave para proteger la mercancía y asegurar que llegue a destino en perfecto estado. Además de estas cualidades tan importantes, el relleno para embalaje constituye una experiencia positiva para los consumidores cuando tienen su primer contacto con el producto adquirido.

¿Por qué deberías incluir siempre relleno para embalaje?

Vivimos épocas donde las compras a través de internet se han convertido en la norma. Frente a este crecimiento exponencial del ecommerce y las nuevas preferencias de los consumidores, las empresas deben focalizar su atención en el embalaje de sus productos para fidelizar a los clientes y proteger la mercancía.

El relleno para embalaje también juega un rol preponderante en esta situación ya que puede hacer la diferencia entre un envío exitoso y uno con destrucción de la mercancía y la consecuente pérdida económica. 

Cada tipo de packaging protector cumple una función especial, aunque todos deben asegurar la seguridad de la mercancía evitando que:

  • Se resquebraje o rompa durante el proceso de transporte. 
  • Cumpliendo el rol de amortiguador frente a golpes y sobresaltos muy probables en el traslado. 
  • Rellenando los espacios vacíos dentro de las cajas de embalaje que contienen los productos.
  • Evitar alteraciones de los productos durante el proceso de manipulación, almacenamiento y distribución.
  • Atraer y fidelizar al cliente mediante un packaging atractivo, que denote cuidado y seguridad por parte de la marca.

En definitiva, emplear rellenos para proteger la mercancía es uno de los pasos más importantes a seguir en el proceso de embalaje para asegurarnos que llegue intacta a su destino final. 

Lectura recomendada: Embalaje de protección: Conoce los materiales adecuados para proteger tus envíos

Tipos de rellenos para embalaje

Existen diversos tipos de embalajes de protección dependiendo de la funcionalidad que deseemos darle en relación a la mercancía a proteger. Los más utilizados gracias a su eficacia son:

Papel Kraft

Este relleno es capaz de adaptarse al producto ya que se arruga y dobla fácilmente, convirtiéndose en un papel eficaz, versátil, seguro, decorativo y económico. Es ideal para minimizar los espacios vacíos de las cajas y así, evitar fricciones y golpes. 

Papel Burbuja

Se trata de un material resistente adecuado para brindar seguridad a objetos frágiles y delicados como el vidrio, vajilla, cerámica y electrónica. Gracias a las pequeñas burbujas de aire que lo componen, este papel protege contra movimientos, suciedad y humedad, adaptándose a cualquier forma y volumen.

Quizá te interese: Usos del plástico de burbujas y su importancia en el packaging

Foam (espuma)

La espuma de embalaje es uno de los tipos de protección más variados y amplios ya que existen diferentes formas capaces de adaptarse a cualquier mercancía. Su característica más valiosa es que ofrece una gran garantía de protección dada su resistencia y robustez. Además, puede personalizarse y fidelizar a los clientes transformando el embalaje en un paquete llamativo.

Chips

Los chips cumplen una función esencial: suplir los espacios vacíos del interior de las cajas donde se almacenan los productos. De esta manera se garantiza estabilidad y se absorben los golpes que pudiera sufrir la mercancía durante el traslado. Se trata de un material suave y económico que se adapta a cualquier tipo de embalaje.

Papel seda

El papel de seda es un material fino y semitransparente que cumple un rol de sofisticación con el producto, ideal para envolver elementos frágiles o que requieran de una presentación elegante. Es personalizable y se adapta a varios tamaños.

Bolsas de aire

Es uno de los materiales más utilizados para envasar productos de origen electrónico como móviles, tablets y ordenadores ya que sus cámaras de aire garantizan una máxima protección, amortiguando golpes y evitando roturas.

Cómo escoger el relleno para embalaje adecuado para tu producto

Para seleccionar el relleno para embalaje adecuado es necesario realizar un análisis acerca de diferentes variables que nos permitirán elegir uno u otro componente para proteger nuestra mercancía.

Lo primero y más importante es tener en cuenta los ciclos o procesos de distribución que sufrirá un producto y, a partir de ahí seleccionar el relleno adecuado. No será el mismo para un tipo de transporte que otro (tren, avión, barco, carretera) o para distancias cortas o largas. La ruta y el transporte condicionan el tipo de embalaje.

Otro punto relevante se relaciona a las características del producto: ¿Se trata de un material frágil? ¿Requiere atención especial ya que se modifica por temperaturas exteriores? Es vital atender a estas cuestiones para realizar una elección exitosa y rentable para la empresa.

Además, responder a estas preguntas claves será de gran ayuda en la selección del relleno para embalaje:

  • ¿Cuál es el tamaño de la mercancía y cuánto espacio sobra en la caja de envío?
  • ¿Tiene importancia destacar la presentación y personalización del producto?
  • ¿Se necesitan rellenos especiales para proteger ciertas zonas específicas del producto?

En Let’s Pack tenemos todos los tipos de relleno para embalaje que necesitas y podemos ayudarte a seleccionar la mejor solución para que optimices el packaging de tu compañía.

Contáctanos y recibe toda la información para potenciar tu marca y proteger tu mercancía con soluciones de embalaje inteligentes